El origen de la querella se encuentra en la nota interior, emitida en noviembre de 2006, a los agentes forestales de Madrid por las que se les prohibía remitir directamente a la Justicia las denuncias de los delitos que descubrieran en el ejercicio de sus funciones.

CCOO considera que pulveriza el carácter de agente de la autoridad que tiene el cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid en virtud de la norma regional de 2002 que lo creó.