logo_entrevistas
Con motivo de la celebración del día 8 de marzo, la Secretaría de Igualdad del Sector, en consonancia con su objetivo de visibilizar la labor de las mujeres sindicalistas, inicia en este medio la publicación de conversaciones con Delegadas del Sector. Estas conversaciones pretenden servir para compartir sus experiencias y motivaciones, y para invitarnos a la reflexión.

Comenzamos esta serie con la entrevista a Luisa Núñez González, delegada de la Residencia de Personas Mayores de Arganda

 

luisa

¿Recuerdas la fecha en la que te afiliaste?

A finales de los 70.

¿Qué cargo de representación ostentas estos momentos en el sindicato?


Delegada de la Sección Sindical de la Residencia de Personas Mayores de Arganda.

¿Cuándo y porqué te acercaste al sindicato?


Fue el sindicato el que se acerco a mí. Yo trabajaba en el turno de noche y era la persona que habían designado mis compañeras y compañeros para llevar las reivindicaciones de ese colectivo. El delegado de CC.OO. se acerco a mí y nos afiliamos todo el turno de noche de la residencia.

¿Qué momento dentro de tu labor sindical te ha resultado más difícil?


El momento mas difícil fue cuando querían quitar el autobús que trasladaba a los trabajadores y trabajadoras hasta la residencia. Ante aquella situación tomamos la decisión de quedarnos encerrados en el despacho del director. Fue una decisión de CCOO y solo nos quedamos CCOO.

Fue una decisión difícil y no sabíamos si iba a dar los resultados esperados, pero fue muy emocionante cuando estando encerrados en el despacho, el Director se fue y, con la puerta, cerrada oímos comos los compañeros y compañeras le decían "vete", y al marcharse aplaudían.

¿Y el momento más feliz?

Recuerdo cuando nos concentramos enfrente del edificio de Sollube (donde estaba ubicado anteriormente el SRBS) porque no nos daban suplencias. Nos fuimos allí acompañados por muchos usuarios de la residencia y conseguimos las suplencias de navidad.

También recuerdo emocionada una concentración en Sol. Llegamos unas 100 personas de la plantilla de la residencia con nuestros uniformes de trabajo. Fue muy emotiva la despedida que nos hizo la gente que se quedaba concentrada, ya que nos fuimos antes para poder llegar a tiempo para dar las comidas a los residentes. Hubo un accidente en la carretera, y el director y la gobernanta estaban asustados esperándonos pensando que habíamos sido nosotros.

El viaje desde Sol hasta la resi fue muy emocionante porque sacamos las banderas de Comisiones por las ventanas del autocar y todos los coches, camiones y autobuses con los que nos cruzábamos nos pitaban.

¿A lo largo de tu vida laboral y/o sindical el hecho de ser mujer te ha supuesto algún problema?


No ni en el trabajo ni en el sindicato. Me ha supuesto más trabajo y dedicación pero lo llevaba bien porque me gustaba mucho.

Lo peor, el remordimiento cuando tenía que hacer alguna actividad sindical y dejaba a mis hijas con fiebre, no podía ayudarlas a hacer los deberes o cuando se tenían que calentar ellas la comida. En las elecciones sindicales me quedaba a dormir en Arganda para atender a los turnos de noche. He tenido mucha suerte porque mi marido se ocupaba de todo y siempre he tenido su apoyo.

¿Crees que la Ley de Igualdad va a mejorar y a favorecer la calidad de vida de las trabajadoras?

Si va suponer mejores condiciones de trabajo para las mujeres.

¿Cómo te reciben las mujeres jóvenes cuando te acercas a ellas en tu labor sindical?

A las mujeres jóvenes, y a los jóvenes en general, no les interesa el sindicato, creen que lo saben todo, no valoran lo que se ha conseguido. Piensan que siempre hemos tenido estas condiciones laborales. Y no se unen. Y si no estamos unidos, no se consigue nada. Me duele que la gente interina no se mueva, no luche por sus derechos y por sus condiciones laborales.

¿Como valorarías los momentos actuales en la labor sindical?


Creo que los sindicalistas en general, tienen que hacer "más zapatilla", estar más en el tajo, en los puestos de trabajo. Tenemos que hacer que la gente vaya contenta a trabajar y para ello el sindicalista tiene que luchar para que las condiciones de trabajo sean favorables. Cuando se va contento a trabajar se rinde más, hay mejor ambiente, todo es mejor.

¿Te gustaría añadir alguna cosa más?

Si. Que no me gusta ver lo dividido que está el sindicato en todas las estructuras, creo que hay que cerrar filas.